Alejandra Suárez Barcala, madrileña afincada en Tenerife desde hace veinte años, afirma que es hija de un espía ruso que trabajaba para la CIA y cuenta cómo lo descubrió. Un periodista colombiano que la puso en el camino de la investigación, una exagente norteamericana de la Agencia que conoció a su padre y, sobre todo, un manuscrito que escondía su madre la animaron a escribir una historia que ella defiende como real y que parece un auténtico guion de película.

Estos días promociona su primer libro: Nombre en clave: Trigon. La historia de cómo descubrí que mi padre era un agente de la CIA (Punto De Vista Editores, 2019).

X